La irrupción de internet en cada faceta de nuestras vidas ha sido impactante. Años atrás, para muchas personas era impensable que la tecnología estuviera tan presente en la cotidianidad de nuestras vidas. Un ejemplo claro de ello, es que se veía como una escena de ciencia ficción el hecho de que a través de un teléfono pudiéramos estar visualizando a personas que se encuentran a miles de kilómetros de distancia, o que una computadora vendría a suplantar cualquier otro dispositivo de comunicación en los hogares.

Igualmente, cuando a través de las computadoras personales se comenzaron a disfrutar de los primeros juegos de internet, era impensable que los juegos también fueran a disfrutarse a través de dispositivos portátiles tales como las tablas, los teléfonos inteligentes y las laptops.

Innovación para adaptarse a los cambios

La industria del entretenimiento se dedicó a desarrollar juegos que únicamente fueran compatibles con las cónsolas que estas mismas marcas vendían. De esta forma se podían garantizar un público que estuviera constantemente solicitando nuevas versiones de los juegos anteriores. Sin embargo, con la llegada de internet y los maravillosos juegos en línea, la industria del entretenimiento y de los videojuegos tuvo que repensarse. Dentro de la nueva estrategia para seguir estando entre los favoritos del público, estuvo la adaptación de los juegos a la internet. E incluso más allá, tuvieron que invertir millones de dólares para adaptar sus juegos a los diferentes dispositivos.

De esta forma, la industria del entretenimiento salió ganando, ya que los jugadores no se limitan a hacer uso de sus juegos únicamente desde una cónsola instalada en la sala de la casa, sino que ahora es posible que los jugadores lleven los juegos consigo desde el bolsillo de su pantalón, ya que está en sus teléfonos inteligentes. Así, el contacto con los clientes es más directo y constante, lo cual redunda en mayores ventas.